5 Ideas veraniegas para practicar actividad física al aire libre

 30/06/2017

Con la llegada del buen tiempo, los días son más largos y apetece más salir fuera y disfrutar del aire libre.

Las tardes en una terracita tomando algo con unos amigos nos recuerdan que el verano está a la vuelta de la esquina, pero, ¿te has planteado que es un gran momento para aumentar nuestra actividad física mientras disfrutamos del sol y de buena compañía? ¡Sigue leyendo!


5 Actividades al aire libre para el verano

Son muchas las actividades que podemos hacer al aire libre, aquí te dejamos algunas ideas. A por las agendas, ¡es momento de hacer planes y activarse!


1 Snorkel, pádel-surf y otros deportes de agua

Para los más aventureros y para los más calurosos, el verano trae una gran variedad de actividades en el agua, que pueden disfrutarse en muchas playas:

pádel-surf (desplazarte con una tabla de surf, de pie y con la ayuda de un remo) kitesurf (surfear impulsado por cometa), buceo o snorkel, vela, kayak, patín, ¡y muchos más!

La única condición es, por supuesto, saber nadar y adaptar la actividad a tu forma física. Por ejemplo, el kitesurf es un deporte exigente y necesitarás varias clases antes de dominarlo, pero el paddle surf solo requiere poder mantener un cierto equilibrio sobre la tabla. Recuerda que el agua refleja los rayos solares, por lo que es imprescindible proteger la piel con un protector solar de SPF alto resistente al agua. Anímate a probar alguna actividad acuática, ¡seguro que te lo pasas genial!

2

Paseos y excursiones

Queda con tus amigos un domingo prontito por la mañana para una excursión o un paseo por la montaña es un plan divertido que se adapta a todos los niveles y edades. La sombra de los árboles te permitirá descansar en caso de que los rayos del sol sean fuertes.

Además, el silencio de la montaña y el aire que se respira en un bosque llena de energía positiva a cualquiera. Y para los más calurosos, una gran idea es planear una excursión a un lago donde relajarse antes de volver a casa. Si incluyes un picnic o un aperitivo a la excursión, ¡ya tienes un plan redondo!

3

Nadar

En los días de mucho calor, nadar es una manera de refrescarse y ejercitar nuestra musculatura. Esta actividad se recomienda también a las personas con problemas articulares o de espalda, ya que no se genera impacto en rodillas o tobillos, y el agua ayuda a relajar la musculatura de la espalda al no tener que soportar el peso completo del cuerpo. Si estás en la playa, una manera de marcarse una meta es nadar hasta la boya y volver, ¡no solo harás ejercicio, sino que además podrás ver algún que otro bonito pez!

4

Deporte en la arena

Si vas a la playa con unos amigos, ¡no lo dudes! Coged unas palas, pelotas, etc. Después de descansar al sol, seguro que te apetece hacer una competición de palas, de vóley o ¡un partidillo de fútbol con los peques! No sólo lo pasaréis en grande, sino que además disfrutaréis haciendo ejercicio. Y si hace mucho calor… ¿qué mejor que un chapuzón? Recuerda aplicar protector solar regularmente, y no olvides las gafas de sol y un gorro para protegeros de los rayos solares.

5

Partidos de pádel a la caída del sol

Cada día son más los aficionados a este deporte, ¡y es que engancha! Cuando empieza a caer el sol, y el calor da una tregua, podéis juntaros cuatro personas y cargar las pilas con un partido de pádel. Lo cierto es que es muy divertido y puedes jugar con amigos o familiares, ¡la diversión y la competencia está asegurada!

¿Por qué es una buena idea hacer ejercicio al aire libre?

Si bien el ejercicio físico proporciona muchos beneficios para nuestro cuerpo, respirar aire puro y compartir tiempo con los amigos nos proporciona beneficios más allá de los más estrechamente relacionados con la salud física, ya que contribuyen a desconectar de la rutina diaria y llenarnos de vitalidad para afrontar el resto de la semana o la vuelta a la rutina.

Por otro lado, aunque a veces hace mucho calor, hacer actividades al aire libre nos permite disfrutar del sol y sus beneficios para el cuerpo, por ejemplo, la estimulación de síntesis de vitamina D a partir de los rayos solares. Eso sí, repasamos algunas recomendaciones básicas a tener en cuenta:


3 Consejos para realizar actividades al aire libre


1

Escoger la indumentaria adecuada

Es fundamental adaptar la ropa que nos vamos a poner, pues no es lo mismo ir a la playa que hacer una excursión a la montaña, así como la vestimenta también variará.

2

No olvides hidratarte y llevar un tentempié

Cuando hacemos ejercicio, perdemos una gran cantidad de agua a través del sudor o la transpiración, y aunque a veces no lo notemos, el calor aumenta esta pérdida de líquido. Por ello, es fundamental llevar con nosotros un botellín de agua, y en el caso de realizar mucho ejercicio e intenso, una bebida para deportistas. ¡Mantenernos hidratados es muy importante para no comprometer nuestra salud! Y si decidimos ir a pasar el día a la montaña o a la playa, ¿qué mejor que prepararnos algo de comer para saborear en la arena? Cuando prepares tu bolsa, al pasar el día fuera, no te olvides de coger algo para picar y algo para hidratarte, pues después de hacer ejercicio tenemos que recuperar nuestros músculos y nuestro cuerpo, en general. Una manera de mantener las bebidas y los alimentos a buena temperatura es llevándonos una neverita o envolviéndolo todo con papel de plata, aunque esta última opción es menos eficaz y mantiene la temperatura durante menos tiempo.

3

Protegernos del sol

Si bien es cierto que los rayos solares nos ayudan a sintetizar vitamina D, en las horas más fuertes de sol no debemos olvidar ponernos protector solar, gafas de sol y una gorra, pues podríamos quemarnos e irritar la piel, y recuerda que ¡la piel tiene memoria! Cuidarla tanto por dentro como por fuera es básico para mantener nuestra piel saludable. Recuerda que los bebés y los niños no deben exponerse al sol.

Échale un vistazo