7 Beneficios de las infusiones

16/06/2017

¿Eres de los que le gusta disfrutar de una buena infusión en tu día a día? En el post de hoy dedicamos unas líneas a reflexionar sobre algunos de los beneficios de las infusiones.

Como bien es sabido, las infusiones son bebidas elaboradas a partir de agua caliente y partes de plantas como sus hojas, sus flores, sus cortezas, sus semillas o, simplemente, plantas secas. Para su preparación, estas partes de la planta son sumergidas en el agua, caliente, de manera que se infusionan desprendiendo su sabor, y aportando color y aromas al líquido. Pero, ¿qué efectos tiene para nuestro cuerpo y mente? Si quieres descubrirlos, ¡sigue leyendo!

1. Hidratación

El mayor componente de nuestro organismo es agua, por lo que cobra sentido que su ingesta sea fundamental en nuestro día a día. ¿Sabías que podemos pasar más días sin comer que sin beber? El agua desempeña una gran variedad de funciones en nuestro cuerpo, como regular la temperatura corporal, eliminar sustancias de deshecho, lubricar las articulaciones, etc., por lo que beber agua es fundamental para nuestro cuerpo.

Entendemos por hidratación la acción de ingerir líquidos con el fin de cubrir las pérdidas diarias que se dan a través del sudor, de la transpiración, de la orina, etc., y se recomienda que la principal fuente sea a base de agua, pero esta puede tomarse también en forma de tés o infusiones, que suman sabor.

2. Buen sabor

Si bien beber líquidos es fundamental para nuestro cuerpo, si su sabor no es agradable para nuestro paladar, no vamos a ingerirlos en las cantidades necesarias. Por ello, las infusiones son una buena opción para complementar nuestro consumo de agua en el día a día. En general, presentan un sabor y aroma agradable, pero, además, la gran variedad de posibilidades según los ingredientes de cada infusión, permite escoger aquellas que más nos gusten: rooibos, vainilla, menta, hibisco, jazmín, etc.

3. Plantas, beneficios tradicionales

Es bien sabido que, desde la antigüedad, las plantas han sido utilizadas para curar y tratar ciertas dolencias. Generalmente, las infusiones se elaboran a base de plantas a las que tradicionalmente se le han otorgado ciertos beneficios para la salud. Pongamos algunos ejemplos:

  • Menta: la menta es conocida desde la antigüedad por su capacidad para ayudar a las digestiones pesadas. ¿Cómo? A esta planta se le otorgan propiedades antiespasmódicas sobre los músculos del tubo digestivo, capacidad para aumentar la producción de bilis, así como de ayudar a la expulsión y limitar la formación de gases, por lo que sus efectos se consideran beneficiosos para ayudar en digestiones pesadas, gastritis, flatulencia y dolor abdominal.
  • Valeriana: la Valeriana es tradicionalmente conocida por su acción sedante en casos de irritabilidad, excitación nerviosa o alteraciones del sueño, gracias a la combinación de principios activos que la componen. Esta planta, contribuye a la relajación muscular y disminuye el estado de alerta, por lo que también se sugiere que pueda resultar beneficiosa en casos de estrés. Actualmente, se suele indicar en casos de ansiedad o insomnio, ya que se sugiere que ayuda a restablecer el sueño fisiológico al cabo de 2-4 semanas.
  • Manzanilla: la manzanilla es conocida desde la antigüedad por sus propiedades en relación a la salud digestiva. Al extracto de esta planta se le otorgan propiedades antiinflamatorias, por lo que se sugiere su uso en inflamaciones gastrointestinales y tratamientos de la piel inflamada, así como acción antiespasmódica, razón por la que se indica en caso de cólicos y digestiones pesadas. Además, se le otorga, también, capacidad para aliviar los gases y la distensión abdominal, así como de ejercer un leve efecto sedante del sistema nervioso.

¡Existe un gran número de plantas con compuestos activos que pueden resultar muy positivos para el organismo! Interesante, ¿verdad?

4. Combinación de ingredientes

A veces, en algunas infusiones se realizan combinaciones de diferentes ingredientes y plantas. Esto permite aumentar la posibilidad de combinaciones de sabores y aromas, además de la combinación de sustancias y compuestos que forman parte de cada una ellas abriendo un abanico de posibilidades para el consumidor.

5. Drenante

Las infusiones, debido a su gran porcentaje de agua, pueden contribuir a ejercer un efecto diurético en el organismo. Además, algunas de éstas, como por ejemplo la “Cola de Caballo”, son conocidas debido a que tradicionalmente se le han atribuido propiedades drenantes y diuréticas que, complementadas con una correcta alimentación.

6. Bienestar

A menudo asociamos el consumo de tés e infusiones con un momento de relajación y desconexión de nuestro día a día. Ese instante en que nos bebemos una buena infusión con un ser querido mientras compartimos pensamientos, ideas y vivencias de nuestra jornada; o cuando nos tomamos un momento para nosotros mismos mientras saboreamos una taza de té. Este pequeño ritual es un momento perfecto de relajación y bienestar.

7. Un hábito para el día a día

Si tenemos en cuenta los puntos anteriores, podemos ver que una infusión puede ser un buen hábito a incluir en nuestro día a día. Los hábitos de cada uno definen nuestro estilo de vida e influyen en nuestra salud.

¡Combina tus infusiones con una buena alimentación, ejercicio físico y un buen descanso y disfruta de todos sus beneficios!

Échale un vistazo