Guía completa para poner en orden los alimentos de tu nevera

 03/07/2017

A todos nos ha pasado alguna vez que, al abrir la nevera, nos encontramos con que algún alimento se ha echado a perder, o que está tan desordenada que no encontramos nada. La nevera nos permite conservar en frío los alimentos, y ha supuesto una auténtica mejoría en la conservación de los alimentos.

¿Sabías que la nevera es una herramienta muy útil para alargar el tiempo de vida útil de muchos alimentos? Pero ojo, también puede ser un lugar ideal para la iniciación de un festín de bacterias, si no está limpia ni ordenada, o si la temperatura está mal regulada. En el artículo de hoy vamos a dedicar unas líneas a explicar cómo debería ordenarse la nevera para optimizar su uso y espacio.

1.La nevera

La nevera no es un armario en la que guardar un alimento en el primer hueco que encontramos, sino que bien organizada, es la mejor manera de conservar mejor los alimentos. La temperatura debe estar entre 0 y 5 grados (la temperatura ideal serían 4ºC).


¿ Quieres saber por qué?


De manera natural, los alimentos contienen microorganismos que podrían afectar a nuestra salud. La mayoría de bacterias siguen el mismo patrón: crecen de manera exponencial entre los 5 y los 65 grados de temperatura, y la mayoría se destruye por encima de los 65 grados (temperatura que conseguimos con la cocción, mientras que por debajo de 5º (temperatura de la nevera) se ralentiza su crecimiento.

Por esta razón es importante tener la nevera a una buena temperatura y no abrir y cerrar la puerta constantemente, pues esto contribuiría a modificar estas temperaturas. Por otro lado, guardar los alimentos en buen estado, en un frigorífico limpio y bien organizado, puede contribuir a alargar la fecha de consumo de los diferentes alimentos guardados en su interior.

2. No todas las neveras son iguales

Como bien sabes, no todas las neveras son iguales. Por ejemplo, algunas van unidas a un congelador en la parte superior, otras en la inferior y otras no llevan congelador integrado. ¿Entonces, cuál es la clave para ordenar nuestra nevera en función de sus características y del alimento a conservar? Lo primero a tener en cuenta es: a más cerca del congelador, más frío.

3. No todos los alimentos necesitan la misma temperatura

La composición de los alimentos es diferente, por lo que la temperatura idónea para su conservación también varía. Por ello, es importante saber cómo ordenar los alimentos en la nevera según sus características. De esta manera, lo ideal sería:

alimentos en la nevera

→ Carnes y pescados

Muchas neveras tienen un compartimiento específico para estos alimentos, pero de no ser así, deberían colocarse en la zona más fría de la nevera, es decir, el cajón más próximo al congelador.

→ Lácteos, embutidos

productos que deban conservarse en frío una vez abierto y alimentos cocinados, se colocarán en el centro de la nevera.

→ Verduras y hortalizas

Estos alimentos no necesitan tanto frío, de hecho, si la temperatura es muy baja se estropean con más facilidad. Generalmente, tienen un cajón específico para su conservación en que, la temperatura es algo más elevada que en el resto del frigorífico, pero de no ser así, se colocarán en el cajón más alejado al congelador. Se recomienda guardarlas solas, es decir, sin la bolsa o plástico en la que los compramos, pues de esta manera evitamos que se humedezcan y se estropeen tan rápido.

→ Huevos, bebidas, salsas, mermeladas, mantequillas, etc.

Estos alimentos son los que necesitan menos frío para su conservación, por lo que se guardan en las estanterías de la puerta. Esta zona es la más irregular y la que conserva menos frío, pues abrimos y cerramos la nevera constantemente. Además, son productos que se guardan “tal y como los compramos”, por lo que al estar alejados del resto de comida, evitamos posibles contaminaciones cruzadas entre el envase y los demás alimentos, por ejemplo.

En el caso de los huevos, se deberían colocar en las hueveras con la punta hacia abajo, pues en la parte más redonda tienen una cámara de aire que les protege del exterior y de esta manera se conservan mejor.


5. Consejos a tener en cuenta para aumentar el tiempo de consumo e los alimentos

Además de dónde colocar cada tipo de alimento según la temperatura que necesita para su conservación, a continuación te presentamos algunos consejos a tener en cuenta para optimizar al máximo tu frigorífico:


1 Limpia la nevera con regularidad

Como hemos visto, la disposición de los alimentos en la nevera es muy importante, pero si no prestamos atención a mantener un frigorífico limpio no cobra ningún sentido. Igual que limpiamos otros rincones de nuestra casa, cada cierto tiempo es fundamental vaciar y limpiar nuestra nevera, para guardar los alimentos en unas condiciones favorables del entorno.

2 Deja enfriar los alimentos calientes antes de meterlos en la nevera

Si bien es cierto que no debemos dejar enfriar un alimento más de dos horas a temperatura ambiente, porque contribuiríamos a aumentar el crecimiento de bacterias en temperaturas comprendidas entre 5 y 65 grados, cuando guardamos un alimento caliente en la nevera puede aumentar la temperatura general de ésta, provocando un aumento en la temperatura del resto de alimentos y contribuyendo a aumentar el riesgo de contaminación de los alimentos.

3 No llenes la nevera en exceso

Una buena organización, y una nevera que no esté atiborrada de alimentos, ayudará a que el aire de refrigeración circule con mayor facilidad manteniendo todos los alimentos a una temperatura adecuada.

4 Guarda los alimentos correctamente

Cuando quieras guardar un alimento en la nevera, procura guardarlos en fiambreras herméticas o bien envueltas en papel film, ya que de esta manera se conservará mejor y se evitará posibles contaminaciones cruzadas, o la captación de olores, por ejemplo.

¿Sabías que la nevera, su disposición e higiene, era tan importante para alargar el tiempo de consumo de los alimentos que comprados?

¿Qué te ha parecido? Acostúmbrate a llegar del supermercado y ordenar los alimentos en el frigorífico correctamente y, cada cierto tiempo, ¡haz un lavado a fondo de tu nevera!

Échale un vistazo