3 Recetas con té e infusiones para volver locos a los foodies

 07/07/2017

¿Te gusta disfrutar de la comida, hacer la compra es un hobbie más, te encanta descubrir nuevas recetas y explorar distintas combinaciones de sabores? ¡Eres foodie! Muy probablemente conozcas las variedades de tés, sus matices, y sepas apreciar el aroma de una buena infusión. Pero, ¿has probado a ir más allá e incorporar tés e infusiones a tus recetas, o versionar alguna receta de té helado hasta encontrar tu combinación preferida para combatir estos calores? Hoy te proponemos 3 ideas de recetas para el verano con tés e infusiones para que puedas practicar.

Cocinar con tés e infusiones: tips básicos a tener en cuenta

Si te estás preguntando cómo se pueden incorporar los tés e infusiones a las recetas, en realidad no es tan complicado. Puedes probar distintos métodos, según la receta:

→ Lo más sencillo es sustituir el agua de la receta por té o infusiones.

→ En recetas dulces con leche, como por ejemplo cremas, natillas, pancakes o bizcochos, puedes infusionar unas bolsitas en la leche.

→ En recetas con varias especias, puedes mezclar el contenido de la bolsita con éstas, asegurándote de que quede bien integrado y en polvo.

→ Como decoración en galletas, bizcochos… puedes espolvorear el contenido de la bolsita para darle un toque de sabor.

Ten en cuenta que tienes que dejar que la infusión se enfríe si vas a incorporarla a una receta para no interferir en la preparación (a no ser que se especifique lo contrario). Por ejemplo, si haces pancakes con una leche en la que has infusionado té, y todavía está caliente, ¡añadir el huevo en ese momento no es una buena idea! Con el calor, el huevo empezaría a cocinarse y no podrías hacer la mezcla correctamente.

Respecto al maridaje, los sabores y los tipos de té, recuerda que en general el té blanco y el verde tienen un sabor y aroma más suaves que el té rojo y el negro, más intensos. En cuanto a las infusiones, existen múltiples posibilidades, ya que muchas utilizan frutas desecadas o especias que realzarán el sabor de tus recetas.  El truco es experimentar e irte guiando por tus preferencias.


3 recetas con tés e infusiones


1.Polos de hibisco, cereza y frambuesas

¿A quién no le apetece un helado para refrescarse durante los meses de calor? ¿Y si pudieras hacerlo tú mismo, en casa, y escogiendo tus sabores favoritos? En realidad, hacerlos en casa es muy sencillo. Solo necesitas un molde para polos, una batidora para mezclar bien los ingredientes y un congelador. En esta receta, hemos añadido una infusión frutal con hibisco, también llamada “flor de Jamaica”, para potenciar el sabor de las vacaciones.

Ingredientes para 6 polos:

  • 200ml de agua
  • 2 bolsitas de infusión de hibisco o hibisco con frutas rojas
  • 200g de frambuesas y cerezas deshuesadas
  • azúcar o sirope de agave (opcional)

1 ¡Prepara tu infusión!

Hacer una infusión fuerte con el agua y las bolsitas de infusión de hibisco

2 ¡Ahora, la fruta!

 Batir las frutas con la infusión fría hasta que la mezcla quede lo más fina posible. Si las cerezas están maduras, no será necesario añadir un endulzante, pero puede añadirse con moderación un poco de azúcar o sirope de agave.

3 ¡Ya casi está!

Rellenar los moldes para polos con la mezcla.

4 Sácalos del congelador ¡y listo!

Congelar durante un mínimo de 6 horas. Transcurrido este tiempo, los polos ya están listos.

Puedes probar otras recetas cambiando la fruta y los ingredientes de la infusión. También puedes incorporar yogur griego, leche o bebida vegetal a la mezcla para darle un plus de cremosidad.

2. Bizcocho con té de vainilla, canela y honeybush

2. Bizcocho con té de vainilla, canela y honeybush

Esta receta dulce sigue la idea de aprovechar el líquido de la receta para infusionar las bolsitas de infusión y así ganar en sabor y aromas, aportando al resultado final un toque especial. Te proponemos usar infusiones con un sabor dulzón y especiado, como por ejemplo canela, rooibos, vainilla, honeybush o cardamomo. Si te gustan los sabores intensos, puedes decantarte por usar bolsitas de té chai. ¡Tú eliges!

Ingredientes:

  • 1 vaso de leche entera
  • 3 sobres de infusión
  • 200g de azúcar, 250g de harina de repostería
  • 3 huevos
  • un sobre de levadura en polvo
  • 120ml de aceite de girasol alto oleico
  • extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de canela

1 Primero, la infusión

Calentar la leche e infusionar los sobres de infusión durante 5 minutos. Reservar hasta que la leche esté a temperatura ambiente. Precalentar el horno a 220º mientras se prepara la masa.

2 ¡Prepara la masa!

Batir en un bol los huevos junto con el azúcar, la leche ya infusionada y el aceite. Añadir la harina tamizada junto con la levadura y la canela y batir para quede una mezcla homogénea. Engrasar un molde con un poco de aceite y espolvorearlo con harina. Llenar el molde con la masa del bizcocho.

3 Al horno ¡y listo!

Hornear a 180º durante unos 40 minutos, aunque el tiempo dependerá del horno. Comprobar si el bizcocho está hecho pinchando el centro con una aguja o un cuchillo, que saldrá limpia una vez la masa esté cocida. Dejar enfriar antes de desmoldar. Puede decorarse con azúcar en polvo avainillado.

Recuerda que los bizcochos son una merienda perfecta con amigos o familia, como por ejemplo un picnic veraniego; pero debes reservarlos para ocasiones especiales.

3. Té helado al limón y menta con melocotón

3. Té helado al limón y menta con melocotón

Si te apetece una bebida fría, los tés y las infusiones son tus aliados. Te proponemos una combinación refrescante de té verde, menta y limón, 3 ingredientes que combinan a la perfección tanto fríos como calientes, junto a una fruta de lo más veraniega: el melocotón.

Ingredientes:

  • 1,5 litros de agua
  • 5 infusiones de té verde, menta y limón
  • 3 melocotones maduros
  • hojas de menta para decorar.
  • Azúcar o endulzante opcional.

1 ¡Haz tu infusión!

Calentar el agua e infusionar las bolsitas de té durante unos 3 minutos en un recipiente. Añadir azúcar o endulzante si se desea. Una vez transcurrido el tiempo, retirar las bolsas y dejar enfriar el líquido hasta que esté a temperatura ambiente.

2 Últimos preparativos

Llenar un molde para cubitos con el té y guardar en el congelador; poner el resto de la infusión en una jarra que tenga tapa. Lavar y cortar los melocotones a trozos y añadirlos a la jarra. Enfriar el té en la nevera un mínimo de 2 horas.

3 ¡Refréscate!

Servir el té frío con los cubitos, los trozos de melocotón y unas hojas de menta para decorar.

¿Qué te han parecido estas ideas?

¿Tienes alguna receta con té o infusiones que te guste especialmente?

Échale un vistazo