¿Retención de líquidos en verano?

 25/07/2017

¿Sientes que, con la llegada del calor, los pies, los tobillos y las piernas se hinchan? ¿Tienes retención de líquidos cuando llega el verano? En el artículo de hoy te contamos más sobre la retención de líquidos y te damos algunos consejos sobre alimentación y estilo de vida saludable para ayudar a disminuir la hinchazón. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es la retención de líquidos?

La retención de líquidos es una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos del cuerpo. ¿Sabías que nuestro cuerpo está compuesto por más de un 60% de agua? Ésta está en un constante equilibrio entre el interior de la célula y su exterior, regulado por varios mecanismos de nuestro cuerpo. Cuando, por alguna razón, estos mecanismos son alterados, se rompe este equilibrio, acumulándose agua en los tejidos. Y el calor es uno de los factores que pueden facilitar este desequilibrio… ¡Veamos el por qué!

Según la época del año, la naturaleza nos ofrece unos alimentos u otros. Estos se adaptan al entorno, las temperaturas, la humedad, etc. y, por tanto, a nuestras necesidades según la estación.

¿Por qué aumenta la retención de líquidos en verano?

Son muchas las causas que pueden contribuir a que retengamos líquidos como, por ejemplo, el sedentarismo, una mala alimentación, un consumo excesivo de sal, desequilibrios hormonales, enfermedades circulatorias, etc. Cuando aumentan las temperaturas y hace excesivo calor, muchas personas tienden a acumular más cantidad de líquido debido a que las altas temperaturas estimulan la vasodilatación, es decir, aumenta el tamaño de las venas para que pase más cantidad de sangre por su interior. Este efecto puede dar lugar a una dificultad en el retorno venoso contribuyendo a la retención de líquidos en personas predispuestas.

¿Cuáles son los síntomas típicos de la retención de líquidos?

Cuando se acumula líquido en los tejidos, generalmente notamos como pies, tobillos y piernas se hinchan, un ligero aumento de peso, repentino y sin explicación aparente, aumento del contorno de cintura, muslos…  o incluso notamos que no orinamos tanto.

¿Qué es la retención de líquidos?

La retención de líquidos es una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos del cuerpo. ¿Sabías que nuestro cuerpo está compuesto por más de un 60% de agua? Ésta está en un constante equilibrio entre el interior de la célula y su exterior, regulado por varios mecanismos de nuestro cuerpo. Cuando, por alguna razón, estos mecanismos son alterados, se rompe este equilibrio, acumulándose agua en los tejidos. Y el calor es uno de los factores que pueden facilitar este desequilibrio… ¡Veamos el por qué!

Según la época del año, la naturaleza nos ofrece unos alimentos u otros. Estos se adaptan al entorno, las temperaturas, la humedad, etc. y, por tanto, a nuestras necesidades según la estación.

¿Qué puedo hacer para disminuir la retención de líquidos?

Para disminuir este problema, que puede estar ligado al calor, hay que hacer frente común con una alimentación equilibrada, actividad física, beber suficiente líquido (en forma de agua, té o infusiones, zumo o licuado natural) y prestar atención a la postura y la ropa.


De forma más concreta, para ayudar a disminuir la retención de líquidos, te recomendamos:


1 

Llevar una vida activa, alejada del sedentarismo. Cuando hacemos actividad física ayudamos a una mejor circulación de la sangre, mientras que, si pasamos mucho rato de pie o sentados sin movernos, contribuimos a aumentar la acumulación de líquidos.
Además, en verano podemos aprovechar el calor para nadar y refrescarnos. Cuando nadamos, nos movemos más y ayudamos a nuestras piernas a que la circulación sea mejor. Asimismo, si nos bañamos en un río o un lago, en que el agua suele estar más fría, estimulamos también la circulación sanguínea en las piernas. ¡Aprovecha para practicar deportes de agua durante las vacaciones!

2 

Seguir una alimentación variada y equilibrada. Si todavía no tienes claro cómo, puedes descargar un menú semanal de verano equilibrado y consultar los artículos que hemos ido publicando. En el caso de retención de líquidos, se recomienda poner especial atención al consumo de sal y de potasio. ¡Tranquilidad!, no es tan complicado como parece. Se trata de:

  • Reducir el consumo de sal o sodio de nuestra dieta. Para ello se recomienda no añadir sal de mesa a nuestros platos y evitar consumir demasiados alimentos ricos en sodio o sal. ¿Cuáles son? Alimentos precocinados, los ahumados, las conservas, las aceitunas, los quesos curados, los embutidos, etc.
  • Aumentar la cantidad de frutas y verduras en la dieta. El potasio es un mineral que encontramos en verduras y hortalizas, fruta, legumbres y frutos secos. Este mineral ayuda a regular el equilibrio de agua en el cuerpo junto al sodio, por lo que debería haber un correcto balance entre ellos. ¿Qué cantidad de frutas y verduras debería tomar al día para contribuir a conseguir un equilibrio? Se recomienda un consumo de como mínimo 5 raciones, que se pueden dividir en 3 piezas de fruta y la presencia de verduras tanto en comidas como cenas. Puedes probar también zumos vegetales caseros, o incluso agua de coco. ¡Está deliciosa!

3 

Asegurar una buena hidratación. El agua se encuentra tanto dentro como fuera de las células. Cuando no bebemos suficiente, el líquido tiende a salir de dentro de la célula hacia afuera, favoreciendo la retención de líquidos. Por esta razón, se aconseja beber al menos 1,5 litros de agua al día, con el fin de asegurar una ingesta suficiente. Puedes incluir tés o infusiones con plantas tradicionalmente utilizadas para mejorar la retención de líquidos, como por ejemplo, la cola de caballo. Si practicas ejercicio, recuerda que la hidratación en el deporte es fundamental.

4 

Cuando nos estiramos, especialmente en la noche, intenta colocar unas almohadas debajo de los pies y entre las piernas, manteniéndolas elevadas para mejorar la circulación.

5 

Evita utilizar ropa muy ajustada, incluyendo calcetines. Cuando utilizamos este tipo de ropa dificultamos la circulación, contribuyendo a una mayor retención, por lo que llevar ropa algo más ancha y aprovechar las buenas temperaturas en verano para llevar zapatos abiertos, faldas y pantalones cortos puede ser un aliado para mejorar la retención de líquidos.

Si sueles retener líquidos, especialmente en verano, sigue estos consejos para ayudar a mejorar la circulación y el equilibrio de agua en el cuerpo. Si la retención es debida a un problema de salud, no dudes en visitar a tu médico. ¡Disfruta de los días de sol!

Échale un vistazo